martes, 28 de abril de 2015

Solución al Enigma-11

Los edificios públicos de forma elíptica por los que preguntaba la Esfinge eran los anfiteatros.
La preciosa Piazza dell´anfiteatro de Lucca en la Toscana es una plaza construida en las ruinas del anfiteatro romano (III siglo a.C.) por lo que determina su forma particular. Actualmente es utilizado para poner el mercado de la ciudad. 


El mayor de ellos, por estar en la propia Roma, tenía un aforo para 50.000 espectadores y fue el anfiteatro Flavio o Coliseo. 

El de Capua, en la provincia italiana de Campania, estaba situado fuera de la ciudad y fue edificado durante la época de Augusto en el siglo I y después fue reconstruido por Adriano.


Era, en su momento, el segundo anfiteatro del mundo romano, disponiendo de 40.000 plazas, y aparece ligado al famoso gladiador Espartaco. Este, originario de Tracia, la actual Bulgaria, había militado en las tropas auxiliares (auxilia) de Roma, de las que desertó. Al no ser ciudadano romano, una vez capturado, fue reducido a la esclavitud y comprado por un mercader para la escuela de gladiadores de Capua. En el año 73 a. C., durante su permanencia en esta escuela, Espartaco ideó y llevó a cabo una rebelión a fin de escapar junto a varios compañeros, que terminó siendo la rebelión más importante contra la República romana en suelo itálico (la III Guerra Servil, Guerra de los Esclavos o Guerra de los Gladiadores).

También en la Campania, en la desaparecida Pompeya, había un famoso anfiteatro cuyo espectáculo de gladiadores suscitó una violencia entre seguidores nucerinos y pompeyanos fuera de lo normal. Lo recogen, incluso, los historiadores.



El anfiteatro romano de El Jem (Túnez) pertenecía a la antigua provincia romana de África. Es el mayor anfiteatro de África y fue construido en el 238 por el procónsul Gordiano durante el reinado del emperador Maximino el Tracio. Tenía una capacidad de entre 30.000 y 35.000 espectadores. 


En Hispania, España al día de hoy, existen evidencias de la existencia de quince de estos edificios. Uno, con una capacidad de 25.000 espectadores, está en Itálica, la cuna de los emperadores Trajano y Adriano.



En la antigua Germania, en Trier en el extremo occidental de la Alemania actual, tenemos el anfiteatro de la romana Tréveris, del siglo I. Se encontraba en los bordes de la ciudad de Augusta Treverorum, colonia romana importante en la defensa contra los bárbaros, y estaba insertado en parte en la montaña. Construido alrededor del año 100, fue mejorado y ricamente decorado durante los siglos siguientes. 

En la antigua Galia tenemos también bastantes, pero hay dos en un estado de conservación espectacular aunque no sean de los más grandes.

Uno está en Nîmes, una ciudad del sur de Francia, capital del departamento de Gard, y famosa por la multitud de restos de la época romana que se conservan en bastante buen estado, destacando entre ellos su anfiteatro (la Arena de Nimes), donde aún se celebran espectáculos, fundamentalmente taurinos.




El anfiteatro está rodeado por 34 gradas, sustentadas por una construcción abovedada y tiene capacidad para 16.300 espectadores.

El otro anfiteatro que podía acoger a unos 20.000 espectadores y está en la Provenza es el de ArlésIgual que el de Nimes, éste se utiliza como coso taurino, aunque también se usa para corridas de toros al estilo provenzal (courses camarguaises) en las que no se mata el toro. 




Así pues, las respuestas a este Enigma son:

1ª- El edificio público romano es el anfiteatro.
2ª-Estaban dedicados principalmente a espectáculos de gladiadores, a competiciones de animales o venationes y a luchas de barcos o naumaquias.
3ª- 
Las ciudades de las que hablamos en las que tenemos algunos anfiteatros son: En la Campania(Italia) Capua y Pompeya, en la actual Túnez (África) el de Thysdrus-El Jem, en Hispania el de Itálica , Tréveris en Germania y Nîmes y Arlés en la antigua Galia.

Y han acertado los siguientes alumnos:
- Marina Muñoz (1º Bach.)
- Raquel Fernández y Susana Reques (1º Bach.)
- Guillermo Manrique (4º ESO)
- Hamza Akdi (1º Bach.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada