lunes, 27 de abril de 2015

La nave Argo

¿Quién no ha oído hablar de Jasón y los Argonautas surcando los mares en busca del Vellocino de oro? 

El mito del Vellocino de oro involucra a muchos héroes anteriores a la Guerra de Troya como Jasón, Cástor y Pólux, Hércules, Peleo (el padre de Aquiles), el músico Orfeo...

El rey griego Atamante había repudiado a su esposa Nefele, con la que tenía dos hijos, Frixo y Hele, para casarse con la princesa Ino. Ésta resultó ser una mujer muy malvada que planeó la muerte de los chicos para que sus propios hijos accedieran al trono.

El Vellocino de oro era la piel de un carnero que salvó a Frixo y Hele de su madrastra Ino y esa piel estaba custodiada por un dragón en la Cólquide, una región al final del Mar Negro. 

Años más tarde Jasón será el encargado de ir a buscar el Vellocino y traerlo a Yolco, ciudad gobernada por su tío Pelias, quien temía que el joven quisiera recuperar el trono que le correspondía por derecho. Pelias había mandado a su sobrino aquella arriesgada empresa pensando que nunca volvería con éxito. 
En efecto, a Jasón le correspondía por herencia el trono de Yolco ya que Pelias se lo había arrebatado a su padre Esón. Educado por el centauro Quirón, al llegar a adulto, Jasón regresó para reclamar el trono vestido con "una sola sandalia". Pelias, cuando vio al joven vestido así , se sobresaltó, pues un oráculo le había aconsejado que se cuidase del hombre calzado con una sola sandalia. Por eso y para librarse de él, Pelias le ordenó la difícil búsqueda del Vellocino de oro. 



Jasón convocó a todos los héroes que desearan seguirle en su arriesgada empresa a la Cólquide. 
Tras reunir a los más valerosos de toda Grecia, emprendió el viaje en la nave Argo junto a ellos, que pasaron a denominarse, por tanto, Argonautas.
¿Lo consiguieron..?

Pues el Museo Naval de Madrid acaba de inaugurar una exposición con el título de "Hombres de la mar, barcos de leyenda" en el que se habla de la legendaria Argo.  Aquí, en este link, podéis ver un artículo sobre dicha exposición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada