jueves, 13 de diciembre de 2012

Solución al Enigma-5

Jacinto era un bello jovencito espartano; la identidad de sus progenitores varía según la leyenda, pero las fuentes coinciden en que procedía de Esparta. El dios Apolo se enamoró de él y lo convirtió en su amado. La tragedia no tardó en abatirse sobre ellos pues, cierto día en el que ambos jugaban a lanzarse el disco, éste impactó accidentalmente en la cabeza del muchacho, que cayó muerto al suelo sin que su amante pudiese hacer nada para evitarlo. En otra versión, fue el dios Céfiro quien, agraviado por el rechazo del adolescente a sus requerimientos amorosos, desvió la trayectoria del disco y mató a Jacinto. 





. "Te escapas, Jacinto, despojado de tu primera juventud”, dice Febo, “y estoy viendo tu herida que es mi acusación. <...>Siempre estarás conmigo y permanecerás grabado en el perenne recuerdo de mis labios. A ti te proclamará la lira pulsada por mis manos, a ti mis canciones, y, nueva flor, en tu escritura imitarás mis quejidos. Y llegará un tiempo en que el más valiente de los héroes se adscribirá a esta flor y será leído en los mismos pétalos.” 
Mientras tales cosas va anunciando la verídica boca de Apolo, he aquí que la sangre que, derramada por la tierra, había marcado la hierba, deja de ser sangre y, más resplandeciente que la  púrpura de Tiro, surge una flor que adopta la forma de los lirios, si no fuera porque aquellas tienen color rojo y éstos blanco. No es esto bastante para Febo: en los pétalos escribe él mismo sus quejidos, y la flor lleva la inscripción “Ay, ay” y en ella se han trazado letras de duelo.
                                                                                                                    Ov., Metam., X 162-219

Para entender mejor este fragmento de Ovidio hay que explicar que antiguamente se creía leer en el dibujo interior de los pétalos del jacinto (flor no idéntica al actual jacinto, sino más bien una especie de lirio) el nombre Aias, que es el valiente Ayax de la guerra de Troya. Además hay que tener en cuenta la similitud entre la interjección griega de lamento (casi igual a la española) aiaî con el nombre griego de Ayax. 
                         (Plantas y árboles en el Mundo Clásico. Mª Jesús Prieto Esteban)

Así, de su sangre brotó una flor, el primer jacinto.




Acrisio, rey de Argos, tras ser advertido por un oráculo de que un nieto suyo le arrebataría el trono y la vida, encerró a su hija y a Perseo, hijo de Zeus y de Dánae, la hija de Acrisio, en un arca que arrojó al mar.
Perseo creció y se convirtió en un héroe cortando la cabeza de la gorgona Medusa y salvando de la muerte a la que sería su mujer Andrómeda. Vencidos todos los obstáculos, Perseo acompañó a su casa a su amada Andrómeda y se casó con ella. Se dispuso a regresar a Argos y Acrisio, al enterarse, huyó a Larisa para evitar el oráculo. 
Sin embargo, el Destino debía cumplirse.
Estaba allí Acrisio tomando parte en unos juegos atléticos, cuando acertó a llegar y participar también en ellos Perseo. En la prueba de lanzamiento de disco, un golpe de viento desvió el proyectil que vino a hacer blanco quitándole la vida.
Poco tardó en saber lo que había hecho y, profundamente afligido, dio sepultura a Acrisio fuera de la ciudad y renunció al reino que por muerte de su abuelo le pertenecía.




Las respuestas al Enigma son:

1ª- Los primeros protagonistas son el dios Apolo y Jacinto. Este último se convirtió en la flor del mismo nombre.
2ª- El abuelo era el rey Acrisio y su nieto Perseo.
3ª- La prueba de atletismo en la que murieron Jacinto, por un lado, y Acrisio, por otro es la de lanzamiento de disco.

Esta vez, imagino que por los exámenes, no han participado demasiados alumnos. Así que la Esfinge está un poco enfadada y ya veremos si toma alguna represalia, je,je.
Han acertado, además de Isabel:
- Alba Herráez (4º ESO)
- Elam Uceda (3º ESO)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada