viernes, 15 de junio de 2012

Comida romana


El Departamento de Clásicas realizó hace unos días con los alumnos de Cultura Clásica de 3º de ESO y con los de Latín de 4º una actividad didáctica sobre la comida romana y algunos de sus platos más característicos.
Tras comentar en clase en qué lugar de la casa tenía lugar la cena de los romanos y en qué consistía su principal y más abundante comida, pasamos a revisar las recetas de cocina originales(y algunas adaptadas) de Apicio, sacadas del magnífico blog De re coquinaria


Cada alumno eligió un plato para hacer en casa o como uno de los entremeses (Gustatio) o de los platos principales de carne o pescado (Primae mensae) o de los postres (Secundae mensae).



Ese día, a la hora de clase, colocamos en las mesas del patio todos los platos que  iban trayendo con sus respectivos carteles donde aparecían los nombres tanto en latín como en castellano.


Para la Gustatio trajeron queso, aceitunas, frutos secos, alcachofas, paté de olivas, dátiles rellenos de quesos, brochetas con ciruelas pasas y una especie de pizza.



Como Primae mensae, hicieron calamares rellenos y pollo en salsa con miel.



Y para las Secundae mensae hicieron tortillas de leche y huevo con miel, hojaldres, postres parecidos al flan y a las natillas, uvas, pastel de membrillo, queso y compota de manzana, galletas con queso, membrillo, nueces y pasas, tortas con queso y piñones y manzanas asadas.



Ad bibendum, es decir, para beber, tomamos mosto blanco, rojo y agua.



Todo estuvo riquísimo y apenas sobró nada porque también invitamos a otros alumnos y a aquellos profesores que pudieron acercarse.




La experiencia fue muy bonita e interesante y, aunque ni nos vestimos con togas ni nos recostamos sobre los triclinios, creo que los alumnos aprendieron bastante sobre la cultura culinaria de aquella gran Roma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada