lunes, 23 de abril de 2012

Día del libro

Si preguntáramos, siguiendo con  el método de los Enigmas, por unos temas o motivos comunes ya prefijados que utilizan, como recurso literario, los escritores y poetas, conscientes de estar usando fórmulas o clichés fijos. ¿Sabríamos a qué  estamos haciendo referencia?
A diferencia de los refranes, de tradición oral y origen popular, estos de los que hablamos tienen su origen en la literatura clásica culta, generalmente greco-latina, aunque se han popularizado posteriormente.¿¿¿¿¿????

Claro, estamos hablando de los TÓPICOS LITERARIOS

Un tópico literario es una frase breve que en la tradición retórica y literaria une contenidos semánticos fijos con expresiones formales recurrentes y se repite, con leves variaciones, a lo largo de la historia de la literatura. En el caso de la civilización occidental, provienen, en su mayoría, de la cultura clásica grecolatina.
Vamos a ver algunos.

Un tópico es Beatus ille ("Dichoso aquel"). Recoge las palabras iniciales de un poema de Horacio y es Fray Luis de León quien le dio mayor fuerza en su "Oda a la vida retirada". Hace referencia a la alabanza de la vida del campo frente a la vida de la ciudad.

'Beatus ille qui procul negotiis, ut prisca gens mortalium, paterna rura bubus exercet suis/solutus omni faenore/neque excitatur classico miles truci/neque horret iratum mare/forumque vitat et superba civium/ potentiorum limina.

Horacio. Epodos II


Por cierto, ese es también el título de un maravilloso libro de Antonio Muñoz Molina.

El tópico Tempus fugit ("El tiempo huye") hace referencia al paso del tiempo, que todo lo extingue. Se trata de un tópico muy dramático que nos advierte de que el tiempo se lleva todo o lo devora, como pone de manifiesto el dios Cronos-Saturno (el Tiempo) comiendose a sus propios hijos.

"Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus,
singula dum capti circumvectamur amore."

Virgilio. Geórgicas III




El sentido de Carpe diem ("Aprovecha el día") no es, como podríamos pensar, algo así como... vive la vida a tope haciendo todo lo que quieras, sino que sería más correcto algo como... no dejes que el tiempo (pensar en él, obsesionarte con el futuro) te quite tiempo, te quite vida; por el contrario, aprovéchate tú de él y vive el presente. 


Con todo, también se podría entender como no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy o como vive cada momento de tu vida como si fuera el último de tu existencia, porque puede ocurrir que mañana la oportunidad ya no exista. Algo así como quehay que disfrutar del tiempo en que se dispone de belleza, entusiasmo y salud, es decir, la juventud, porque el paso del tiempo la arruinará(ubi sunt?¿dónde están?.Lamenta la desaparición de las grandes glorias pasadas a través de la ruina de sus monumentos o el olvido de sus grandes hombres y hazañas)




"Carpe diem quam minimun credula postero" 
('Aprovecha el día no confíes en mañana')

Horacio. Odas 11,8

Este tópico es recogido también en la estupenda película “El club de los poetas muertos”.


Locus amoenus ("Lugar agradable") representa la idealización de un lugar paradisíaco, donde el hombre entra en armonía con cada uno de los elementos de la naturaleza. No importa la precisión geográfica, sólo que sea el marco ideal para el amor.


Es un lugar natural provisto de tres elementos: agua, prado y sombra de árboles, que invita a la conversación o al descanso. Es el escenario de las conversaciones de la literatura pastoril y de los diálogos ciceronianos. Si faltara cualquiera de estos tres elementos, no se trataría de un locus amoenus o lugar delicioso ,agradable.
Deriva de Teócrito y de Virgilio y tuvo un gran desarrollo en nuestra poesía bucólica de la Edad de Oro.


Aurea mediocritas ("Dorada mediocridad") es la alabanza al término medio o moderación ("En el término medio está la virtud").
 Las cosas más insignificantes pueden ser disfrutadas y valoradas. Deben evitarse los excesos y la soberbia (hýbris griega). En este ideal de vida no se prefiere lo mucho ni lo poco, sino tener estrictamente lo necesario, porque así no hay preocupación por las pasiones de guardar lo que se tiene de más o del deseo de obtener lo que falta.
Es el equilibrio clásico y el origen está en el poeta Horacio.

Auream quisquis mediocritatem
diligit, tutus caret obsoleti
sordibus tecti, caret invidenda
sobrius aula”
('Cualquiera que ama la mediocridad dorada, en la que está seguro y no tiene las suciedades de una casa vulgar y es moderado en sus aficiones, carece también de un palacio que despierta la envidia').

Horacio, Odas 2, 10, 5


Ícaro, por ejemplo, fue presa de su ambición por querer volar demasiado alto, desoyendo los consejos de su padre Dédalo de que se mantuviera entre los dos extremos: ni tan alto que el sol derritiera la cera que unía sus plumas, ni tan bajo que el agua del mar las empapara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada